Historia de Losacino

Cuenta la leyenda que este pueblo se origino, porque hace siglos existía un pueblo conocido como “La Vega” en el que una grave enfermedad hizo que muchos habitantes muriesen, como consecuencia, y para evitar mayores males, los que no estaban infectados se separaron de los enfermos y formaron dos pueblos diferentes, Losacio y Losacino.

Uno de los reclamos turísticos de este lugar se encuentra en la zona conocida como “ la vega” en la que esta “La ermita” o “Pozo de la Ermita” donde se pueden ver los restos de una pequeña iglesia y algunas tumbas formadas por cuatro losas que parecen un sarcófago sin tapadera.
En los años treinta se construyó En los años treinta se construyó el embalse de Ricobayo y Losacino se tuvo que trasladar, por eso, hoy en día, cuando baja el nivel del agua se puede ver parte de las casas y calles del antiguo poblado.

Otra parte que también es de interés turístico es la zona conocida como El Pueblo Viejo, que son los restos del anterior pueblo que no fueron anegadas por las aguas del embalse.

El paisaje que recoge este término esta plagado de valles, arroyos y fuentes. En la zona de “Valdemulos” podemos divisar los restos de los sembrados y huertas así como cercados para guardar el ganado, aunque actualmente estén abandonados se aprecia la actividad que se realizó anteriormente.

El patrón es San Pelayo y festejaba el día 26, pero se elimino la fiesta al ser época de siembra
Otras localidades de este municipio y que podemos visitar para dejarnos vislumbrar por su maravilloso paisaje son Castillo de Alba,  Muga de Alba y Vide de Alba.